EL MITO: VACUNAR ES LO MISMO QUE INMUNIZAR

EL MITO: VACUNAR ES LO MISMO QUE INMUNIZAR

Por Gary Null PhD y Nancy Ashley MS, VMD


26 de septiembre 2011


[mis comentarios]


En la actualidad, el público estadounidense a través de nuestras agencias de gobierno, el CDC [Centre For Disease Control], la FDA [Food & Drug Administration] de USA, el Servicio de Salud Pública, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, es común que nos digan que sólo mediante la vacunación de todos los niños y los bebés, todos los adultos y mayores, podremos tener una protección completa  e inmunidad frente a enfermedades graves, ya sea contra la gripe H1N1, la gripe estacional, varicela, sarampión, hepatitis, etc…


Sus argumentos no se han puesto nunca a prueba. Es prácticamente imposible que haya un discurso independiente, abierto y objetivo de científicos sobre la salud pública. O aceptas sin problemas que las vacunas proporcionan inmunidad de por vida permanente, o eres inmediatamente relegado a la categoría de charlatán.  Sin embargo, un análisis cuidadoso y la revisión de la literatura científica muestra que no existe una vacuna o una combinación de vacunas que pueda  demostrar una inmunidad completa y segura.


El Dr. Tom Jefferson, epidemiólogo y estimado revisor de la Colaboración Cochrane  ha investigado y escrito ampliamente sobre las infecciones respiratorias, especialmente la gripe porcina. En una entrevista con la revista Alemana Der Spiegel , el Dr. Jefferson hizo los siguientes comentarios con respecto a la vacuna contra la gripe:


La vacuna contra la gripe porcina no está funcionando para la mayoría de las enfermedades similares, ya que sólo está diseñada para combatir el virus de la gripe porcina. Por esa razón, la vacuna no cambia nada en lo que respecta a la mayor tasa de mortalidad durante los meses de invierno. Aún en el mejor de los casos, la vacuna sólo actúa contra los virus de gripe porcina en un grado limitado.  Entre otras cosas, siempre existe el peligro de que el virus de la gripe en circulación haya mutado para el momento en que el producto se ha sacado al mercado resultando, en el peor de los casos, que la vacuna será totalmente ineficaz.  En el mejor de los casos, los pocos estudios decentes que existen  muestran que la vacuna trabaja principalmente sólo con adultos jóvenes y sanos.  Con los niños y los ancianos, en todo caso, sólo ayuda un poco, si es que hace algo.  Estos son los grupos a los que se les recomienda la vacuna contra la gripe y es una de las contradicciones entre los descubrimientos científicos y la práctica, entre la evidencia y la política. Por supuesto, eso tiene algo que ver con la influencia de la industria farmacéutica. Pero también tiene que ver con el hecho de que la importancia de la gripe está completamente sobrevalorada.1 Tiene que ver con los fondos para la investigación, el poder, la influencia y la reputación científica!  Cuando se le preguntó si es razonable mantener la vacunación contra la gripe estacional, la respuesta del doctor Jefferson fue: ¡ no veo ninguna razón para ello.I 1


El Dr. Maurice Helleman, un pionero en el campo de la investigación de vacunas de Merck en la década de 1950, desarrolló más de 40 vacunas, entre ellas 5 de las 14 vacunas administradas a los niños y los adultos de hoy.  El Dr. Helleman contó sobre los monos que se utilizaron en algunas de las vacunas que él desarrolló, y como era imposible eliminar todos los virus estos mismos llevaban. Descubrió que la nueva vacuna contra la polio Sabin contenía Simian Virus 40, un virus de ADN que tiene el potencial de causar tumores. De hecho, el SV 40 causó tumores ​​en los hámsters en los que se probó la vacuna. Además, se desarrolló en ese momento, la vacuna contra la fiebre amarilla que contenía un virus de la leucemia.


Helleman dijo: Sabíamos que estaba en nuestro stock de semillas de la fabricación de vacunas. Esto era buena ciencia en el momento que se hizo.  ¡ No te preocupabas por estos virus salvajes.! 2


En un cuidadoso análisis de miles de artículos de la literatura científica sobre la inmunología no podemos encontrar en ninguna parte un patrón oro, los estudios doble ciego, controlados con placebo, que demuestren que cualquier vacuna o una combinación de las mismas puedan proporcionar inmunidad de por vida y que sean seguras para cualquier persona .


Hay un término oficial utilizado por los investigadores y epidemólogos en la evaluación de vacunas, un término que nunca llega a los medios de comunicación: Inefacacia de las vacunas. La Ineficacia de la vacuna se refiere ya sea a la falta de efectividad de la vacuna (fallo primario), o la disminución de la inmunidad (fallo secundario) 3.


El CDC, la FDA, los fabricantes de vacunas, y profesionales de la salud nos bombardean con un aluvión de publicidad diseñada para hacernos creer que las vacunas son esenciales para la buena salud y la prevención de enfermedades, de tal manera que hemos perdido la capacidad de hacer una pregunta simple y obvia: ¿Nos va a mantener sanos las vacunas a mí y a mi familia ?   En este informe, hablaremos de fracaso de la vacuna en su fallo secundario:


EL MITO DE LA INMUNIDAD DE LAS VACUNAS


El brote del 2010 de la tos ferina en California causó enfermedad en 9.100 personas  y fallecieron  10 niños, las autoridades presionaron para que se recomendase un refuerzo adicional de inyección a los niños de 12 años.  Hasta ahora, en otoño de 2011, las escuelas de California ya han convertido a miles de estudiantes de escuela intermedia y secundaria que no han recibido la dosis de refuerzo recomendado.


La tos ferina, mezclada junto con la difteria, y tétanos (DPT), se da de acuerdo a un calendario de vacunación rígido de 5 inyecciones a la edad de seis años, más que ninguna otra vacuna para niños: a los 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 -18 meses, y 4-6 años. 4 El brote de tos ferina creó mucha hostilidad y  acusaciones a los padres que decidieron no vacunar a sus hijos, junto con un clamor para añadir aún más inyecciones de refuerzo.  Incluso a los adultos se les dice que tomen una de ¨recordatorio¨ cada diez años.


Pero fue el brote causado por el sentimiento anti-vacuna en el condado de Marin y en otros lugares?  Esa pregunta fue contestada sin hacer ruido durante la segunda semana de septiembre con un estudio que muestra que la vacuna contra la tos ferina en los bebés y niños pequeños pierde mucho de su eficacia después de tan sólo tres años. El Dr. David Witt, investigador principal y Jefe de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Kaiser Permanente en San Rafael, CA, en un raro momento de franqueza: ¡ Me alteró encontrar que tal vez había algo más de confianza en la vacuna de lo que podría  merecese I 5 El estudio evaluó a 15.000 niños en el condado de Marin, California, y encontró que los niños que habían pasado tres años o más desde la última de sus cinco inyecciones originales tenían 20 veces más probabilidades de infectarse que los niños que habían sido vacunadas recientemente.


El Dr. Witt, reveló en su propio pre-estudio de sesgo que cuando comenzó el estudio esperaba ver la enfermedad concentrada sólo en niños no vacunados. Pero lo que encontró fue que más del 80% de los niños que desarrollaron tos ferina estaban completamente vacunados ! [esto es común para muchos casos de supuestas  inmunizaciones y brotes de enfermedad]


 


Así que quizás los niños no vacunados tal vez no sean el problema.  Entre el 1 de enero y el 20 de  mayo del 2011, un total de 118 casos de sarampión fueron reportados al CDC de 23 estados y de Nueva York.  No hubo víctimas mortales. Entre los 118 casos. De los 87 casos de residentes en USA. que sufrieron sarampión, 74 no estaban vacunados: 39 menores de 20 años, y 35 de  20 años de edad 6 El CDC se  enfocó en las víctimas no vacunados contra el sarampión, mientras que no dió tiempo al análisis de los individuos vacunados que también  enfermaron.  De hecho, 13 del grupo (17,5%) habían recibido la vacuna triple vírica contra el sarampión, pero la sufrieron de todos modos!


Mientras que el CDC utiliza estos incidentes de brote de la enfermedad para subrayar la necesidad de la adhesión  al calendario de vacunas, el mensaje enviado aquí es que el 17,5% de un grupo de individuos vacunados se enfermaron a pesar de la vacuna. Una cosa, sin embargo, es cierta: la gente no vacunada en este grupo que se recuperó (todos ellos) ahora tienen una inmunidad de por vida contra el sarampión. [Lo más normal del mundo. Cuando yo era pequeño se dejaba pasar estas enfermedades comunes y el sistema inmunitario salía reforzado] Para los que tiene el sarampión a pesar de haber sido vacunados, simplemente no lo sabemos. ¿Puede evitar la vacuna que estas personas el desarrollen  la inmunidad de por vida? Hasta ahora, ningún investigador ha entrado en este tema. [me pregunto porque]


Las paperas es otro virus frecuente que surjen en las poblaciones vacunadas. En 2006 en los EE.UU se xperimentó la mayor epidemia de paperas en todo el país en 20 años, que afectó principalmente a los estudiantes universitarios en los dormitorios, y se caracterizó por el doble de tasas de fracaso entre los estudiantes universitarios vacunados en la infancia.  Las autoridades trataron de culpar a la epidemia a las condiciones sanitarias en los dormitorios, en lugar de considerar la evidencia:. La vacuna simplemente no es eficaz por mucho tiempo 8


En el período 2009-2010 en Nueva York y Nueva Jersey hubo más de 1.500 casos de paperas entre los grupos altamente vacunados: 88% de los niños afectados habían recibido al menos una vacuna, mientras que el 75% había recibido las dos vacunas recomendadas. Según la Dra. Jane Zucker, Comisionada Asistente de Nueva York de Inmunización, ISabemos que aproximadamente uno de cada 20 personas que se vacunan no desarrollan anticuerpos.î El reportero de Reuters llegó aún más lejos, afirmando que :  ì El virus de las paperas puede mutar, por lo que las personas que han tenido sólo una o dos dosis de la vacuna siguen siendo vulnerables.î 9 ¿Cómo puede una vacuna con tan insignificante inmunidad a largo plazo no sólo ser recomendada sino que necesaria para la asistencia a la escuela?


La varicela (varicela) es otro ejemplo de una vacuna que no funciona tan bien como los médicos nos han hecho creer. Después de una inyección de la vacuna, la cual fue autorizada en los Estados Unidos en 1995, un 25 por ciento de los niños  sigue propagando el virus de la varicela, o desarrollan la enfermedad ellos mismos.  Anne Gershon, un experta de la varicela, que es directora de la división de enfermedades infecciosas pediátricas en el Columbia University Medical Center, dice: “Realmente necesitamos refuerzos de las vacunas mucho más de lo que  jamás hubiéramos pensado.” 10 Nadie pone en duda esta conclusión! ¿ cuantos refuerzos serían suficientes? Nuestras vacunas no confieren una inmunidad que dure, por lo que para contrarrestar esta disminución constante de la eficacia de vacunas  se necesitan más ,más y más.


Así que en 2006, el CDC recomienda que una segunda dosis de la viruela de pollo se agregue a la lista de las vacunas infantiles.  Gershon afirma que: ¡parece que una segunda inyección para que nuestros niños sigan enfermos!- no es exactamente una predicción tranquilizadora. Es hora de exigir a  los fabricantes y los defensores de estas vacunas responder a la pregunta: ¿Porque son estas las vacunas de  efecto marginal y potencialmente peligrosas e incluso si vale la pena el riesgo? Muchos padres están empezando a pensar que no lo son, especialmente en un caso como el de la varicela, que generalmente causa una enfermedad leve, mientras que otorgue el beneficio de inmunidad permanente.


El ejemplo más claro de una vacuna con limitada inmunogenicidad es la vacuna contra la gripe. Creada a partir de una combinación de cepas que han ocurrido anteriormente, la vacuna contra la gripe se administra en una especie de ruleta rusa entre los fabricantes de vacunas con la esperanza de que una o más de las cepas pudieran ser la que más frecuente en un año determinado. ¿Pueden predecir con exactitud el éxito? No.  ¿La vacuna contra la gripe confiere inmunidad de larga duración? No lo creo.  Si lo hiciera, el CDC no  recomendaría desde 2010 que todas las personas mayores de 6 meses se vacunasen contra la gripe cada año. Sobre el tema de la inmunidad, todos los del CDC están dispuesto a afirmar que la vacuna  durará toda la temporada contra la gripe, que se considera de diciembre a marzo (sólo 4 meses!)


La evidencia de que las vacunas no tienen la capacidad de conferir una inmunidad de larga duración es abrumadora.  A pesar de esta evidencia, sin embargo, la balanza está del lado de los CDC a favor de la vacuna, la FDA y los fabricantes de vacunas.  Al parecer, le tachan a uno de ser anti-estadounidense y anti-ciencia por ser escéptico sobre los beneficios a largo plazo de las vacunas ya que no parece haber tal unanimidad de opinión, tanto de los poderes fácticos como de los medios de comunicación. Demasiados estadounidenses no cuestionan subirse las mangas para todo lo que el CDC recomienda sin considerar las consecuencias. Nos quieren hacer creer que no hay respuestas simples a la pregunta de si la inmunidad natural causada por la exposición a un germen es mejor que la versión industrial. De hecho, hay respuestas sencillas, respuestas obvias  pero nadie quiere que el público se detenga a pensar sobre el hecho de que no se puede contar con las vacunas para producir una inmunidad de por vida, mientras que con la inmunidad natural si que se puede.


Antes del desarrollo de las 36 vacunas de la infancia que en la actualidad se dan a los niños menores de 6 años, era común y se esperaba que los niños de contrajeran el sarampión, la varicela, las paperas y la rubéola.  Estas enfermedades de la infancia se difunden  a través de una familia, una escuela, barrio, causando una enfermedad molesta, pero relativamente menor. Con unos días de descanso de la escuela,  entonces el niño se recuperaba y eran ya inmunes de por vida. Entonces, ¿qué pasa ahora?


Cambiando de paradigma  ¿Estamos destrozando nuestro sistema inmunológico?


Desde que se inciaron los programas generalizados de vacunación contra estas enfermedades  en la década de 1980 y 1990, tiende a haber menos brotes de la enfermedad. Sin embargo, las enfermedades son más graves e inesperadas. A pesar del número reducido de casos, proporcionalmente muchos más  conducen a una enfermedad grave y a la muerte.. Y la demografía ha cambiado por completo.  En lugar de contraer las paperas a los 7-10 años de edad, son los adolescentes los que actualmentese ven más afectados Del mismo modo, en lugar de los niños de esa misma edad  (7-10 años) enfermando de sarampión , el grupo de edad tradicionalmente más afectado desde hace décadas, muchos de los pacientes actuales son  bebés, que son mucho más propensos a morir por la infección. El virus del sarampión es especialmente peligroso en los niños debido al riesgo de complicaciones:. entre un cuarto y un tercio desarrollan algún problema relacionado, tales como diarrea, infecciones de oído, neumonía o encefalitis.


Numerosos estudios en la literatura revisada por expertos han examinado este hallazgo y llegan a la misma conclusión: las mujeres que fueron madres desde el mandato de la vacuna contra el sarampión no contrajo el sarampión y por lo tanto no tienen inmunidad sólida para transmitirla a sus bebés en el útero.  Las mujeres vacunadas  tienen una cantidad significativamente menor de anticuerpos contra el sarampión  que las mujeres con inmunidad natural. Los bebés nacidos de madres vacunadas tienen menor concentración de anticuerpos al nacer y deterioran rápido en comparación con los anticuerpos de los bebés nacidos de madres con inmunidad natural. 12


Las cifras de los CDC muestran cómo la vacuna onligatoria en la infancia  ha cambiado la cara del sarampión. En 1976, sólo el 3% de los casos ocurrieron en niños menores de 1 año.  Por lo general sus madres nacieron en la década de 1950, mucho antes de que la vacuna contra del sarampión se convirtiera en algo rutinario una década más tarde. En la década de 1980, cuando los adolescentes que fueron vacunados de niños comenzaron a tener hijos, los números empezaron a cambiar.  En 1985, casi el 8% de los casos de sarampión en niños menores de 1.  En 1991, había subido al 19%. Y en 1992, era el 28% de los casos de sarampión en niños menores de un año 13.


Los bebés  solían estar protegidos de la enfermedad a través de los anticuerpos maternos, pero este maravilloso mecanismo del sistema inmune de los humanos está siendo destruido por las vacunas. Si nos mantenemos en la actual trayectoria de crecimiento exponencial del número y tipo de vacunas que se administran a los niños y ahora a los adultos, vamos a llegar al punto en que ya nadie tenga inmunidad natural, convirtiéndose así en completamente dependientes la vacuna con escasa inmunidad y  de corta duración, ¿ para nuestra propia supervivencia frente a la enfermedad?


¿Por qué las vacunas no son inmunológicas?


El proceso de creación de una vacuna consiste en tomar una agente de la enfermedad y  lo hacen gradualmente más y más débil, por lo que la propia respuesta inmune del cuerpo se activa y se producen anticuerpos (en adelante, la inmunidad humoral). Pero hay más en el sistema inmune.  Además de la inmunidad humoral, que se basa en anticuerpos, también hay inmunidad mediada por células. La inmunidad celular implica la activación de los macrófagos, células asesinas naturales, de antígenos específicos de los linfocitos T Limfocitos , y la liberación de diferentes citocinas en respuesta a un antígeno 14.


Lo que falta en nuestro método actual de  vacunación es una forma de estimular la respuesta inmunitaria entera en lugar de sólo una parte de ella.  La exposición normal a los agentes patógenos siempre comienza en la nariz, oídos, garganta y vías respiratorias, no a través de la inyección.  Una vez que la inmunidad primaria se ha establecido por la infección, la respuesta de anticuerpos sigue a continuación.  Esto permite al sistema inmunológico a fortalecerse y aprender a conceder la inmunidad natural y permanente a un número cada vez mayor de agentes patógenos. Las vacunas inyectadas en el cuerpo se aleja de la inmunidad celular y estimula en exceso la inmunidad humoral.  Esto confunde a la maduración normal y distorsiona el funcionamiento del sistema inmunológico. La inmunidad humoral se convierte en dominante y fundamental mientras que la inmunidad celular se suprime: el resultado puede ser una enfermedad autoinmune e infecciones frecuentes. Las investigaciones muestran que los niños vacunados, en comparación con niños no vacunados, sufren de asma cinco veces más, tres veces más alergias, tres veces más infecciones del oído, amigdalitis y cuatro veces más recurrentes.


Nos han engañado al sistema inmunológico para que no tenga una respuesta total contra un agente extranjero. 15


De acuerdo con Zinkernagel RM del Instituto de Inmunología Experimental del Hospital Universitario de Zurich:


¡ No hemos tenido éxito en la generación de vacunas de protección contra la persistencia de las infecciones, porque no podemos imitar la inmunidad! significa de larga duración, y que generen la estimulacion de células  T y de protección B  contra infecciones variables  sin causar enfermedad, ya sea por la inmunopatología o  tolerancia¨16


Así que ahora los brotes de enfermedades crean pánico y  miedo cuando se producen, seguida por la rabia contra los padres irresponsables ¨por haber creado el problema¨ al no vacunar a sus hijos .  El argumento de las fuerzas pro-vacuna es que  no habría casos de sarampión  si  todos los niños fueran vacunados.  Como podemos ver claramente en los ejemplos anteriores, este argumento simplemente no resiste el análisis.


La diferencia entre eficacia y efectividad


El estándar de oro de la investigación científica requiere de un estudio doble ciego, controlado con placebo y aleatorio para aislar los efectos de una intervención particular.  Con el fin de evaluar las vacunas correctamente, sería necesario que los fabricantes  tomaran todas las vacunas en el mercado y compararan un grupo de individuos vacunados con un grupo de individuos no vacunados bajo las condiciones anteriores para determinar si las vacunas son eficaces y proporcionan una inmunidad duradera.  Este tipo de estudios aún no se ha hecho.  Tampoco se ha llevado a cabo un análisis retrospectivo de las personas vacunadas frente a las no vacunadas. ¿Por qué no?. El resultado posible podría ser que nos encontramos con que se nos ha vendido una mentira sobre ¨los bienes de la inmunidad a largo plazo y la eficacia de las vacunas¨.


En cambio, tenemos ensayos clínicos en los que las personas están vacunadas y el éxito se mide por la consecución de un número de anticuerpos determinados en la sangre. El nivel de protección se asigna arbitrariamente por el investigador. Si un número suficiente de sujetos vacunados alcanza el nivel designado, se proclama la vacuna como efectiva.  Pero, ¿es lo mismo que ser eficaz?  No. Para ser eficaz la vacuna tendría que prevenir la enfermedad, pero la eficacia no se pone a prueba. El problema de probar la eficacia es que los niveles de anticuerpos no se correlacionan necesariamente con la capacidad del sistema inmunitario para combatir las enfermedades.


Un estudio prospectivo raro trató de evaluar este tema en lo que respecta a la vacunación de las personas mayores con la vacuna contra la gripe y encontró que antes y después de la vacunación las cuentas de anticuerpos ñ , ya fuesen altos o bajos,  no se distinguían entre los sujetos que posteriormente desarrollarían la gripe y los que no. 17 ¿Cómo podemos saber si la vacuna funciona o no antes de que sea lanzada al público? ¡No podemos!


Según un artículo publicado en la revista especializada Clinical Infectious Diseases, 18 ya que es muy difícil de probar la eficacia, la única manera de tratar de evaluar las vacunas es analizar los datos epidemiológicos obtenidos a partir de las condiciones reales. En otras palabras, los investigadores simplemente no pueden – o no quieren- probar adecuadamente la eficacia de  la inmunogenicidad de las vacunas  antes de su lanzamiento a un público desprevenido. La prueba verdadera se produce después de los hechos.  Sólo que en lugar de vigilar, lo más probable es que los fabricantes de vacunas al tratar de mantener las reacciones adversas y la evidencia de fallos en las vacunas por parte del público. La línea del gremio siempre ha sido que dado que los resultados reales se producen fuera de los límites de un estudio clínico, no son confiables 19.


La industria de las vacunas afirma falsamente que sus vacunas funcionan exactamente de la misma manera que la inmunidad activa. Como hemos demostrado, las vacunas no producen la misma calidad y  fuerza de los anticuerpos que el propio cuerpo produce a partir de una infección natural y de la recuperación, ni tampoco inician inmunidad mediada por células.


Hay dos grandes tipos de vacunas: inactivadas / muertas y vivas/atenuadas. Las vacunas inactivadas / muertas son ineficientes debido a que algunos de los anticuerpos se producirán contra las partes del patógeno que no juegan ningún papel en causar la enfermedad, y algunos de los antígenos contenidos en la vacuna puede realmente disminuir la respuesta adaptativa del cuerpo.  Además, las vacunas de este tipo no dan lugar a las células T citotóxicas, que pueden ser importantes para detener las infecciones por patógenos intracelulares.  Las vacunas vivas atenuadas pueden causar la enfermedad para la que están diseñados a proteger, ya sea porque vuelve a la virulencia, o porque para algunas personas que no están lo suficientemente atenuadas. 20 Si se desvanece con el tiempo la protección de la vacuna, entonces se está convenciendo a la gente a arriesgar su salud por un dudoso beneficio.


¿Cual fue la causa real del declive de las principales enfermedades virales?


La vacunación es evidente que no garantiza la inmunidad. ¿Qué pasa entonces con el declive de la viruela, la poliomielitis, el tétano, el sarampión y la difteria?  En cuanto a los datos epidemiológicos, es evidente que muchas, si no la mayoría, de las enfermedades infecciosas comenzó a declinar notablemente antes de las vacunas se introdujeran debido a mejoras significativas en la forma de vida.  Saneamiento, alcantarillado adecuado, agua potable, una mejor nutrición, agua corriente,  las condiciones de vida con menor concentración de personas, la eliminación del trabajo infantil y la mejora en la higiene fueron  las verdaderas razones por la que la incidencia de la enfermedades disminuyó.


La poliomielitis comenzó a declinar en los EE.UU. en la década de 1920, de 7.229 casos en 1921 hasta 3.826 casos en 1951. En el momento en que la vacuna se generalizó en 1961, el número de casos ya había bajado hasta los 1076. No hay evidencia científica convincente de que la inoculación masiva pueda ser acreditada con la eliminación de cualquier enfermedad infecciosa.  Además, si las vacunas fueran las responsables de la desaparición de estas enfermedades en los EE.UU., ¿por qué desapareciron al mismo tiempo en Europa antes de la vacunación masiva? 21


 


Los siguientes gráficos muestran que las grandes caídas en las tasas de mortalidad por enfermedad se produjo mucho antes de introducción de las vacunas.  De 1900 a 1963, cuando la vacuna contra el sarampión se introdujo, las tasas de mortalidad por sarampión habían disminuido de 13,3 por 100.000 a 0,2 por 100.000 ñ una disminución del 98%. De 1900 a 1949, las tasas de muerte por tos ferina se redujo de 12,2 por 100.000 a 0,5 por 100.000 ñ una disminución del 96%.  De 1900 a 1949, las tasas de mortalidad por difteria disminuyó de 40,3 por 100.000 a 0,4 por 100.000 ñ una disminución del 99%. Estos gráficos muestran cambios claros e importantes en la gravedad de las enfermedades mucho antes de cualquier introducción de las vacunas 22.


 


Figura 1.  Tasas de mortalidad por sarampión



 


Figura 2. Tasas de mortalidad por difteria



 


Figura 3. Tasas de muerte por tos ferina



En cuanto a los datos  de Inglaterra durante 1838-1922, vemos que a pesar de las vacunas aplicadas contra la viruela, no hubo disminución significativa en las muertes por la enfermedad. De hecho, tres grandes epidemias en 1857-1859, 1863-1865 y 1871-1872 se produjo, a pesar de que hubo una tasa elevada de vacunación.  La última epidemia importante en 1871-1872 tenían índices de mortalidad de 101,2 y 82,1 por cada 100.000 habitantes, respectivamente, y se produjeron tan sólo cuatro años después de que una nueva  ley de vacunación más estricta fuera promulgada en 1867.


Las Intervenciones de salud pública tales como las medidas de higiene, el aislamiento y las barreras físicas tienen mucho mejor evidencia que las vacunas.


Los datos sugieren que la implementación de estas medidas son intervenciones eficaces y relativamente baratas para contener las epidemias de virus respiratorios, con  estimaciones sobre su efecto que van desde 55% a 91%! 25 Sin embargo, poco debate llega a aparecer en la prensa para ayudar a la gente a entender las medidas que puede tomar como mejor manera de protegerse contra la enfermedad viral o bacteriana, además de la vacunación.  De hecho, nuestra confianza en la vacunación en los EE.UU. puede tener el efecto de que los multiplicar los sentimientos de invulnerabilidad, haciendo caso omiso de medidas simples de higiene  mientras que se fomento un tratamiento temprano con medicamentos antivirales que lleva a la gente a presentarse en el hospital al primer estornudo, por lo tanto aumentando la posibilidad de propagación de enfermedades.


A pesar de la disminución de las principales enfermedades virales, hay una preocupación ahora por si estas enfermedades están haciendo una reaparición, como podemos ver en los recientes brotes de tos ferina, el sarampión y la varicela.  ¿Podría ser esto debido al hecho de que, en lugar de la inmunidad de por vida, lo que tenemos ahora para la gente más joven que la generación Baby Boomer es una inmunidad artificial sobre la basada en vacunas cuya eficacia disminuye con el tiempo? Mientras tanto, estamos siendo inundados por la propaganda que nos dice inexorablemente que debemos someter a nuestros hijos ya nosotros mismos a las vacunas múltiples y frecuentes para salvarnos de la enfermedad, y seguimos asi la línea del programa.


Las vacunas son un negocio y las grandes compañías farmacéuticas  están inventando nuevas vacunas todos los años  con la esperanza de que sean incluidos en el calendario de vacunación obligatorio, lo que genera miles de millones en ganancias sobre una base cada vez mayor. A menos que los padres firmen cartas de exención, los niños deben de vacunados antes de que puedan entrar en la escuela. Esta es la ley, y la legislación está controlada por grupos de presión, con el lobby farmacéutico, que es por lo menos el segundo más poderoso en Washington. Las vacunas también son la piedra angular de todas las  programas infantiles, y así alimentar la vida de toda la industria de pediatría. [otros apóstoles del genocidio en masa]  Cada vez más, el programa del niño sano se ha transformado en un programa bien adulto. Como las enfermedades que antes afectaban sólo a la infancia, ahora los adultos (sin inmunidad de origen natural) estamos siendo presionados para tomar más y más vacunas.  ¿No es una sorpresa, entonces, que nunca haya estudios de seguimiento por parte de los fabricantes sobre la eficacia a largo plazo de las vacunas?  No sería de su interés hacer un estudio que podría acabar demostrando la inutilidad de sus productos y el daño permanente a nuestro sistema inmunológico.


1. Der Spiegel Online International, 21 de julio de 2009. î La Industria  entera espera una Pandemia!


2. Naturallnews.com, Entrevista con el Dr. Maurice Hilleman


3.  Peltola, H, brotes de parotiditis en Canadá y los Estados Unidos: Es hora de un nuevo pensamiento sobre la parotiditis Vacunas Clinical Infectious Diseases, Volumen 45, Número 4, pp 459-466.


4 MedicineNet.com, MedicineNet, Inc. -. Propiedad y gestionada por WebMD y parte de la Red de WebMD.


5.  Washington Post, 19 de septiembre de 2011: la vacunación infantil la tos ferina Tambalea después de 3 años, un pequeño estudio concluye con la Associated Press, Publicado:. 19 de septiembre


6. CDC Semanal de Mortalidad, ìSarampión en Estados Unidos, 20 de mayo 2011


7. Gustafson 7 TL, New England Journal of Medicine, 316:. 717-774, 26 de marzo de 1987, Brote de sarampión en una población escolar secundaria completamente inmunizada


8. Barskey AE paperas resurgimientos que los Estados Unidos: Una perspectiva histórica sobre elementos inesperados. Vaccine. Vacuna. 2009 Oct 19;27(44);6186-95. 2009 Oct 19; 27 (44), 6186-95.


9. Julie Steenhuysen, Reuters, 11 de febrero de 2010.


10. National Public Radio, Nancy Shute . Con las vacunas, depende.î 11 de octubre 2010, Nancy Shute.


11  Daniel Q. Haney, como las niñas vacunadas Crecer, sus bebés corren mayor riesgo, Associated Press, 27 de diciembre 1992


12.Leuridan E, A principios de disminución de anticuerpos contra el sarampión en la era de la madre de la eliminación del sarampión: estudio longitudinal. British Medical Journal;340; Published 18 May 2010. British Medical Journal, 340; Publicado el día 18 mayo de 2010.


13.  Haney, ibid Haney, ibid


14.  Concienciación sobre el Riesgo de vacuna  (Vran), ìVacunarse: lo básico, enero de 2011?


15.  Andreas Moritz, 12 de mayo de 2011, ìLas Vacunas Responsables de la disminución masiva de la inmunidad natural, me emailwire.com / release / printPR.php? PRID = 62746


16. Zinkernagel RM ëimmunityí de protección por pre-existente, los títulos de anticuerpos y neutralzing preactivado las células T, pero no por los llamados ëimmunological memoryí.î inmunológicos de Revisión de 2006, junio, 211; 310-319


17. Elderly. McElhaney JE, respuestas de células T son mejores correlatos de la protección de la vacuna en los ancianos. The Journal of Immunology. The Journal of Immunology. May 15, 2006 vol. 15 de mayo 2006 vol. 176; no. 176, no. 10; 6333-6339. 10, 6333-6339.


18.  Enfermedades clínicas


19.  Peltola, H, brotes de parotiditis en Canadá y los Estados Unidos: Es hora de un nuevo pensamiento sobre la parotiditis Vacunas Clinical Infectious Diseases, Volumen 45, Número 4, pp 459-466


20. Baxter, D, inmunidad activa y pasiva, los tipos de vacunas, excipientes y licencias. Medicina del Trabajo, Volumen 57, Número 8, pp 552-556


21 . Alternativas Medicine Digest (AlternativesMedicine.com), ìVacunación no es inmunización, î


22.  Estadísticas Vitales de los Estados Unidos Volumen II 1987 Parte II Mortalidad A, EE.UU. Departamento de Salud y Servicios Humanos,


23. www.healthsentinel.com / vacunas / Vaccines.html


24. Reino Unido estadisticas  mortalidad d viruela en comparación con la escarlatina 1838-1890, publicado por Roman Bystrianyk; childhealthsafety.wordpress.com


25..JeffersonT, Las intervenciones Físicas para frenar o reducir la propagación de virus respiratorios: revisión sistemática. British Medical Journal 2009 Sep 21; 339. British Medical Journal 2009 Sep 21; 339.


Related Products

ZAPPER BASICO

ZAPPER BASICO

El zapper básico tiene el mismo circuito que el Terminator Zapper de Don Croft. No tiene todos los c..

45.00€

TERMINATOR ZAPPER Original de Don Croft

TERMINATOR ZAPPER Original de Don Croft

Las investigaciones de Don Croft le han llevado a varias conclusiones:  1. Todo el mundo s..

140.00€